Embarazo: Compras útiles

love-1093232_1920

Imagen: Pixabay

Como ya te dije en este post, a todo conocido con churumbeles le preguntamos cuáles eran los objetos que compraron con toda la ilusión del mundo para su bebé pero que, al final, terminaron siendo un trasto molesto en casa. Hoy te he querido traer una relación de aquellos aparatos que sí nos han sido útiles y que recomiendo a todos los futuros padres. Esos por los que sí vale la pena dejarse unos cuantos euros. Sigue leyendo

Anuncios

A contramarcha: Porque la vida de tu hijo está en juego

unnamedAlguna que otra vez me he quejado sobre lo incompletas que resultan las charlas de la matrona, así como de la escasa o nula información que nos dan acerca de aspectos verdaderamente importantes sobre los cambios que vamos a padecer más allá del parto. Pues bien, una de esas charlas que ahora veo que son tan necesarias como el comer y que nunca tuve son las referentes a las sillas de retención infantil (SRI) o, lo que es lo mismo, las sillas de bebés para el coche.

Cuando fuimos a comprar el carrito del niño optamos por una trío, pues venía el capazo, la sillita de paseo y el grupo cero. En ningún momento me planteé si ese “huevito” era suficiente para llevar a mi niño. Lo veía únicamente como algo que la Dirección General de Tráfico exigía y ya está. No me paré a pensar nada más y en la tienda tampoco es que me contaran nada…

Conforme pasaban los meses, fui adquiriendo un poco más de información, pero fue gracias a una amiga cuando empecé a descubrir que en el universo sillas para el coche había que hacer un máster como para el de portabebés. Es decir, que, aunque estén homologados, no significa que sean buenos.  Sigue leyendo