Pastillas anticonceptivas y lactancia

azaliaUna de las mejores cosas que ocurren cuando das el pecho es que la regla desaparece. Sé que no a todas las mujeres les pasa. Algunas madres suelen volver a tenerla inmediatamente pasada la cuarentena, pero lo habitual es que tarde un poco en volver. En mi caso, fui una mujer feliz que no gastaba en compresas ni tampones hasta los 11 meses de vida del bebé. Es decir, que con la tontería, estuve casi 2 años sin regla (contando los 9 meses de embarazo).

Una vez que la amiga reapareció, no lo hizo de forma controlada. Venía un mes, estaba dos sin aparecer, luego llegaba de nuevo… Un descontrol padre, vamos. Hasta que me decidí por empezar a tomar pastillas anticonceptivas compatibles con la lactancia.

Mi ginecólogo me recomendó Azalia así que, tras pensármelo mucho (no me apetecía tomarme nada por si algo pasaba a través de la leche) opté por comprarlas. Sigue leyendo

Anuncios

Las primeras semanas de aventura

dolor-por-la-menstruacion¡Hola a todas!

Como adelanté ayer, mi chico y yo decidimos el mes pasado que ya llegó el momento de ampliar la familia. Era una idea que nos había estado rondando desde hace tiempo, pero en agosto ya se volvió firme, así que desde que me terminé de tomar la última pastilla (a principios de mes), no he vuelto a utilizar ningún método anticonceptivo.

Llevaba con las pastillas unos 6 años ininterrumpidos. Anteriormente hice un descanso de uno o dos meses a los 2 años, pero desde ese entonces la pastilla era como el pan de cada día. No he sido de menstruaciones abundantes ni de cólicos. (En la universidad tenía a una compi que cada vez que le venía la regla se quedaba en su casa retorciéndose de dolor.) Yo, sin embargo, nunca he tenido molestias de ese tipo sólo, en algunas ocasiones, un dolor de estómago si bebía Coca Cola durante esos días. Vamos, nada que con un Termalgin no desapareciera.

Siempre he intentado cuidarme, de ahí que la píldora anticonceptiva me haya acompañado tantos años. Pero ahora que la he dejado, no paro de encontrar en diversos foros y webs las “terribles consecuencias” de su abandono: dolor en el bajo vientre, aparición de acné, dolor en los pezones, menstruaciones irregulares… En estas semanas que llevo sin medicarme, he tenido las 3 primeras. Sigue leyendo