Bebés y gatos

kids-and-cats-7__605

En casa somos 5, mi chico, mi bebé y dos maravillosas criaturas de cuatro patas que se pasan el día acurrucados en el sofá o pidiendo comida aunque el cacharro haya sido rellenado hace 20 minutos. Son dos gatos adoptados en diferentes años y lugares a los que queremos mucho por eso, sabíamos desde el principio, que la llegada de un bebé no iba a suponer ningún cambio en sus vidas salvo, claro está, el tener que aprender a convivir con él (igual que nos pasaría a nosotros).

Tuvimos que escuchar mil historias, cuentos y leyendas: “Ten presente que los gatos son muy traicioneros”, “Nunca se te ocurra dejar al niño solo con ellos”, “A ver si se van a poner celosos y te van a arañar al niño”, “Ten cuidado, que los gatos le pueden sacar un ojo”… y así, hasta el infinito.

No tuvimos que hacer absolutamente nada para que los gatos tomaran conciencia de que iba a llegar un nuevo miembro a la familia. Cuando montamos la cuna, la gata se la apropió y se quedaba a dormir en ella. Lo mismo ocurrió cuando dejamos el capazo a la vista. Me gustaba que se pusieran a dormir cerca de mi tripa y ronronearan durante el embarazo. Me parecía muy tierno y una buena forma de que el niño los reconociera una vez nacido. Sigue leyendo

Embarazo y gatos ¿Son compatibles?

embarazo gatos

Cuando estás embarazada, las preocupaciones se adueñan de tu mente y de tu cuerpo desde la primera consulta a la que acudes con la matrona. Ésa a la que te presentas con toda la ilusión del mundo y de la que sales con un listado de “cosas que no vas a poder hacer” `por temor a que el embrión no se desarrolle bien, como comer jamón curado, pescado crudo, beber alcohol, fumar… Y una de las múltiples dudas que te asaltan es si los gatos se van a convertir en un peligro para la formación de tu futuro bebé.

Si tu familia, conocidos o compañeras del trabajo saben que estás embarazada y que tienes gatos, prepárate para escuchar cuentos para no dormir. “¿No te da miedo que te contagie de toxoplasmosis?” “¿La matrona no te dijo que les buscaras otro hogar?” “Pues conozco a una chica que lo primero que hizo fue ‘quitar’ a los gatos”. Sí, ‘quitar’, como quien se desprende de un jarrón que ya no le gusta.

Si es tu caso, si te encantan los animales o convives con gatos, por favor: ¡Deja que sigan siendo parte de tu vida! Y aquí te explico por qué debes hacer oídos sordos. Sigue leyendo