Embarazo: Compras útiles

love-1093232_1920

Imagen: Pixabay

Como ya te dije en este post, a todo conocido con churumbeles le preguntamos cuáles eran los objetos que compraron con toda la ilusión del mundo para su bebé pero que, al final, terminaron siendo un trasto molesto en casa. Hoy te he querido traer una relación de aquellos aparatos que sí nos han sido útiles y que recomiendo a todos los futuros padres. Esos por los que sí vale la pena dejarse unos cuantos euros. Sigue leyendo

Embarazo: Lo que no debí comprar para el bebé

1af34598f3d400b126c6a303bd6ad6fa

Imagen: Pinterest

Cuando me quedé embarazada, empecé a recorrerme las secciones de puericultura y bebé de todo aquél centro comercial que visitaba y, ¡madre de Dios!, no tenía ni idea de la montaña de trastos que se vendían. ¿Todo eso necesitaba un bebé? Cambiadores (con o sin bañera incorporada), intercomunicadores, hamacas, cuna de viaje, parque-cuna, minicuna, esterilizadores… ¿De verdad iba a tener que llenar mi casa de tanto trasto? ¿Pero cuánto dinero me iba a suponer traer al mundo un bebé! Así que cuando veía a una pareja con retoño (pareja conocida, claro, no a cualquiera que se me cruzara por la calle), lo primero que le pedía era que, por favor, por favor, por favor, me dijera lo que NO había que comprar. No quise centrarme en qué era lo necesario porque, si no, cada uno me diría un listado interminable de cosas y acabaría teniendo que comprar otra casa para meter tanto artilurgio. Prefería hacer listado de “prescindibles”.

Hoy te cuento, bajo mi experiencia, cuáles son aquellos objetos de los que nos arrepentimos de haber adquirido. Aquellos que, en la relación “tiempo de uso y precio” no han salido bien parados. Te advierto de que, quizás, te sorprenda ver algunos artículos en esta lista… Sigue leyendo

Embarazo: Mis 20 semanas

¡¡¡Hola, chicas!!! Pues hoy he empezado la semana 20 ¡Qué ilusión! ¡Por fin puedo decir que estoy en la mitad del embarazo! A mí, vestida, la barriga no se me nota nada. Yo suelo decir que tengo una barriga tímida. Todo aquél al que le digo que estoy embarazada de 4 meses pone una cara de asombro tremenda, y tengo ganas de que se note ya, para que la gente me deje paso, que voy a caminar y tengo que estar apartándome todo el rato!!! Ya le he dicho a mi marido que me cogeré la revancha cuando vaya con el carrito, los voy a atropellar a todos, jajajaja.

Ya estoy notando movimientos extraños. Empezaron a principios de la semana pasada. No son como me los imaginaba, me habían dicho que eran una especie de aleteo de mariposas o burbujas, pero siento más bien como si se estuviera contrayendo algún músculo o como un latido. Mola un montón. ¿Las patadas se sentirán igual o será algo más intenso? Lo que es importante, y también hace muchísima ilusión, es que el padre de la criatura ha podido sentirlo. Mi enano es un poco cabroncete, no para de moverse, pero desde que el padre pone la mano sobre mi tripa, se hace de rogar. Es como si estuviera jugando al escondite con él, jajaja.

En el post anterior os dije que iba a explicar por qué había tardado tanto en volver a escribir. Después de la ecografía de las 12 semanas (el triple screening) me quedé bastante chafada. Sí, estaba todo muy bien, pero me quedé con una mala sensación tras el modo en el que tuve la cita en la seguridad social, y me cogí un gran cabreo. No quería contar mi experiencia con esa mala leche que me invadía, y preferí esperar un poco. Sigue leyendo