Embarazo: Compras útiles

love-1093232_1920

Imagen: Pixabay

Como ya te dije en este post, a todo conocido con churumbeles le preguntamos cuáles eran los objetos que compraron con toda la ilusión del mundo para su bebé pero que, al final, terminaron siendo un trasto molesto en casa. Hoy te he querido traer una relación de aquellos aparatos que sí nos han sido útiles y que recomiendo a todos los futuros padres. Esos por los que sí vale la pena dejarse unos cuantos euros.

DOPPLER ANGEL SOUND

Fue la primera adquisición tras conocer el positivo en el test de embarazo. Después del primer aborto tenía tanto miedo de volver a pasar por una pérdida, que me hice rápidamente con este aparato. Lo descubrí en la web de Amazon pero, para mi sorpresa, también se vende en el Carrefour. Se trata de un aparato muy sencillo de usar. Es tan simple como colocar un poco del gel en la parte baja de la barriga, colocarte los cascos, encender el doppler y buscar a la criatura, como hacen en las revisiones matronales.

Al principio puede costar encontrar al bebé. Se suele hallar en la zona del pubis, más o menos, y tendrás que ir moviendo el doppler constantemente porque el niño va moviéndose de un lado a otro. Según van pasando las semanas, aumenta la facilidad de dar con el latido en pocos segundos.

A nosotros nos ayudó a llevar un primer trimestre de embarazo más tranquilo. Si notaba que no sentía molestias o me entraba el miedo a un posible aborto, enchufaba el Angel Sound y me aliviaba saber que todo marchaba bien. Había latido, ergo había niño.

LLAMADOR DE ÁNGELES

También supe de su existencia a través de internet unos años antes, buscando regalos originales para una futura mamá. Me conquistaron desde el primer momento, tanto por sus diseños como por su historia y utilidad. Un llamador de ángeles es una esfera redonda de plata de ley que emite un leve sonido con el movimiento. Cuenta la ‘leyenda’ que protege a la mujer que lo lleva, calma al recién nacido al ser un sonido que le ha acompañado mientras se encontraba en el útero materno y hace que el bebé se coloque en la posición correcta para nacer.

En lo que respecta a la colocación de la criatura, la explicación es que el niño va buscando con su oído la fuente del sonido, por lo que la bola siempre debe quedar en el bajo vientre. Por ello se le suele recomendar a las mujeres que tienen a sus criaturas en posición podálica. A Samantha Villar, por ejemplo, la pudimos ver poniéndole música a sus bebés en esa zona para que se dieran la vuelta y, finalmente, lo consiguió.

En cuanto a que calma al bebé…, no sé a los demás, pero al mío no. Cuando al pequeño le daba por llorar, lo único que conseguía calmarlo eran la teta o escucharme cantar. Cierta o no la leyenda, la verdad es que a mí me encantaba llevarlo. Era como un símbolo del embarazo.

PELOTA DE PILATES

A lo largo del segundo trimestre, y bien entrado el tercero, estuve acudiendo a pilates para embarazadas. Tenía un gran dolor de espalda y esas clases me aliviaban bastante, así que opté por hacerme con una pelota para poder mantener una buena higiene postural. Sabía que en Decathlon las vendían, pero la monitora me recomendó acudir a una tienda especializada (vamos, donde las compraba ella) porque allí tenían pelotas antiexplosión. Es decir, que en el caso de que se pinche, no explota, sino que se va desinflando poco a poco y, según me contó, las de Decathlon no son así. (Este dato no lo puedo confirmar. Simplemente me fié de su palabra). Es una de las compras que agradecí enormemente. Usé la pelota incluso cuando me puse de parto y me aliviaba muchísimo.

COJÍN DE LACTANCIA

Otra gran adquisición. Como habrás leído en multitud de webs (o estás experimentando en tus propias carnes), según crece la barriga se complica encontrar una buena forma en la que dormir y descansar. El cojín de lactancia fue mi salvación. Compré uno bastante grande, aunque cometí el error de no informarme bien sobre los modelos y me pillé uno en el Toys r us que se echó a perder muy pronto. El interior debía de ser de corcho o algo parecido, porque se aplastaba y se quedaba sin forma. Tenía que hacerle un nudo para reagrupar el relleno y que se quedara duro de nuevo. Así y todo, le di bastante caña y lo utilicé hasta que el niño cumplió los 7 meses, más o menos porque, como su propio nombre indica, está pensado para apoyar al bebé cuando le das de mamar.

MOCHILA PORTABEBÉS ERGONÓMICA

Este es un tema en el que hay que hacer un cursillo si no quieres que tu hijo acabe en una ‘colgona’. Tuve la suerte de contar con buena información al respecto y nos compramos una de las mejores mochilas del mercado (la Emeibaby Carrier), que empezamos a usar cuando el niño no había cumplido ni los 15 días. Al principio me daba miedo ponérmelo, por miedo  a que se cayera, a que fuera muy apretado, a no colocarlo bien…, pero con un poco de empeño, tutoriales en Youtube y una clase personalizada, nos hicimos fans incondicionales del porteo. Eso sí, con mochila, porque con fular no conseguí hacerme con el truquillo.

Desde entonces, el carro se ha quedado cogiendo polvo, aparcado en el trastero. Nos movemos siempre con la mochila, aún ahora que camina y pesa 11 kilos. Me permite caminar por la calle como si estuviera sola y con las dos manos libres, coger el transporte público sin necesidad de pedir ayuda a nadie para plegar y meter el carrito, entrar a súpers con pasillos estrechísimos (como el Mercadona) sin temor a atropellar a la gente… Y con la suerte de tenerlo cerquita, olerle, que sienta mi calor, los latidos de mi corazón y, por supuesto, poder amamantarlo en cualquier momento y lugar.

SILLA PARA EL COCHE

Pues si para la mochila hay que hacer un cursillo, para la elección de la silla para el coche hay que hacer un Máster. Era otro artículo del que no tenía ni idea de que había que empaparse de información. ¡Si las venden hasta en los hipermercados! Pero no, no todas valen. Las sillas más seguras son las que van en el sentido contrario a la marcha, como te comenté en este post que escribí a colación de la campaña #NiunPequeMasenPeligro. Tuvimos la suerte de adquirir esa información unas semanas antes de que el Grupo 0 se le quedara pequeño a nuestro hijo y, de no saberlo, hubiésemos puesto su vida en juego llevándolo, como todos nuestros conocidos, mirando hacia delante. Cuestan bastante dinero, sí, pero no me voy a quedar con el remordimiento de que mi hijo muera o se quede parapléjico porque preferí ahorrarme unos euros.

EXTRACTOR DE LECHE

Pensaba que no lo iba a necesitar. Si estaba convencidísima de que iba a dar el pecho, ¿para qué quería sacarme la leche? Así que no lo compré hasta unos días después de llegar a casa con el niño. Una mañana en la que me levanté con el pecho a reventar, duro como una piedra, ardiendo y con un dolor… Le pedí a mi marido que entrara en la primera farmacia que pillara abierta y se hiciera con el Swing de Medela que me había recomendado una amiga. ¡Bendito invento! Es eléctrico, silencioso y no duele nada. Lo usé bastante tiempo para descongestionar los pechos y aliviarme. Hubo ocasiones en las que los pechos estaban tan llenos, que al niño le costaba coger el pezón, así que sacaba algo de leche y cuando veía que empezaban a ponerse un poco ‘flojos’, paraba y ‘echufaba’ al enano. Sin duda, una de las mejores compras de los últimos años.

DISCOS DE LACTANCIA

Sí, has leído bien, los discos de lactancia. Pero no esos que se venden en el súper, que vienen envueltos en una bolsita de plástico, son incómodos y tienes que desechar enseguida porque se llenan en poco tiempo. No, esos los estuve utilizando poco tiempo (por suerte) hasta que descubrí (cómo no, por internet) los discos de lactancia de tela. Son mucho más grandes que los desechables (es el inconveniente), pero absorben mucha más cantidad de leche, son suaves (pues están hechos de materiales naturales; los míos son de bambú) y se lavan en la lavadora como cualquier prenda normal. Es decir: suavidad, mayor tiempo de uso y ahorro.

Pues éstos han sido, a bote pronto, los artículos en los que no me arrepiento en absoluto haber invertido. ¿Hay alguno que eches de menos? ¿Cuáles son las compras con las que te quedaste más a gusto? ¿Cuáles son los artículos que te ‘salvaron’ la vida como mamá? ¡Cuéntame!

 

Anuncios

2 comentarios en “Embarazo: Compras útiles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s