Embarazo: trucos para prevenir las estrías

estrias embarazo

Imagen: Pixabay

Soy una de esas afortunadas que, con el embarazo, no vieron aumentar la cantidad de estrías en su cuerpo. Era una de las cuestiones estéticas que más me preocupaban, junto con el aumento de peso y la aparición de hemorroides. Por desgracia, de lo último no pude escaparme, pero de las temibles estrías sí.

No sé si fue pura casualidad pero, por si acaso, quiero compartir contigo aquellas medidas que tomé para que mi cuerpo no se llenara de líneas blanquecinas mientras subía 11 kilos durante los 9 meses de espera. Quizás a ti también te pueda ayudar.

  1. Beber entre litro y medio y 2 litros de agua. Sé que cuesta porque te pasas el día entero visitando el baño, pero la hidratación es importantísima para el buen aspecto de la piel.
  2. Tomar más fruta. No te hablo de 5 piezas al día porque para mí eso era imposible, pero sí tomarla más a menudo (antes del embarazo podía estar semanas sin probar ni una manzana). La fruta mejora la textura y también la elasticidad de la piel. Eso sí, si no has pasado la toxoplasmosis, recuerda lavarla bien con una lejía alimentaria. (Yo usaba Amukina).
  3. Caminar. Empecé a hacerlo antes del embarazo y no perdí la costumbre hasta que el niño nació (desde entonces ya se ha hecho más complicado). Mínimo caminaba media hora diaria. Al principio, como no había exceso de peso, pues iba a buen ritmo. Según la barriga iba haciéndose más prominente, la velocidad del paso disminuía, pero intentaba caminar todo lo posible. Paseaba al ladito de la playa, haciéndome hueco a barrigazos entre la gente e imaginándome cómo iba a ser mi venganza con el carrito cuando naciera el churumbel, jajajaja.
  4. Untarme con la crema Nivea bajo la ducha. (Que conste que no percibo ni un céntimo por recomendar esta crema). No es publicidad, es sólo que yo la usé y ni una sola estría apareció. Puede ser que no tuviera nada que ver, pero te cuento que la utilicé porque quiero ser del todo sincera. Y también, aunque más de vez en cuando, con aceite de almendra, que compré en el herbolario. Con el aceite me untaba menos porque me dejaba muy pringosa y no me gustaba esa sensación.
  5. Aumentar de peso de manera paulatina. En el primer trimestre no aumenté casi nada, en el segundo me confié y cogí unos cuantos de golpe pero, a partir de ahí, me fui manteniendo. Se recomienda coger un kilo por mes, yo subí 11 en 9 meses, pero también es cierto que me quedé embarazada muy delgada. (Y, acontecimiento maravilloso: en el parto perdí 7 kilos!!!!)

Pues esto es lo que me funcionó a mí. ¿Tienes más recomendaciones que se puedan añadir para orientar a otras futuras mamis? ¿Qué remedios llevas a la práctica? ¿Te preocupan las estrías o es algo a lo que no le das importancia? ¡Cuéntame!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s